Neceser para el bolso

Otra de las entradas que tenía pendientes, y que llevo atrasando algún tiempo, es la de este neceser que cosí con una tela de búhos.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

Seguro que esta tela os suena de algo ¿verdad? Eso es porque es la misma con la que no hace mucho, hice la funda para la máquina de coser. Al comprar la tela no calculé bien la cantidad que necesitaba para la funda, pero como siempre se dice, mejor que sobre a que falte. Toda esa tela que me sobró me ha venido muy bien para seguir practicando con la máquina cosiendo otras cosas, como este neceser.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

Cuando me regalaron la máquina también recibí unos coleccionables de Costura Creativa (de Salvat), de donde he ido sacando algunas ideas. En esta colección venían los patrones de dos tipos de bolsas de aseo: una grande (para llevarla de viaje) y otra más pequeña, que es la que terminé cosiendo. Las medidas de este neceser pequeño son 17 x 13 x 4 cm.

Una de las cosas que más me gustaron al verlo es que lleva dos lengüetas a ambos lados de la cremallera, lo que lo hace más cómodo a la hora de abrirlo y cerrarlo.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

Y lo que no tenía muy claro era cómo hacer los ribetes de los laterales. Necesitaba un cordoncillo forrado de tela pero, a falta de ésta, utilicé una cinta al bies en color fucsia. Gracias a este tutorial, preparar el cordoncillo y coserlo resultó ser más fácil de lo que pensaba.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

El neceser tiene el tamaño perfecto para llevarlo en el bolso (claro que también depende del bolso en cuestión) y es posible guardar más artículos de lo que puede parecer a simple vista.

Bolsa de aseo. Neceser bolso. Aguja del Sur

Amigurumis cobayas

Cuando mi hermana y yo éramos pequeñas teníamos algunas cobayas (conejillos de india) en casa. Ya sé que no es el típico animal de compañía, pero nosotras estábamos encantadas con ellas. Seguramente por ese motivo, cuando me encontré con este patrón de cobayas hechas de ganchillo creado por Kati Galusz, no pude resistirme.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Sólo quería ver cómo quedaría así que hice una de un solo color pero con alguna que otra mancha blanca, a la que llamaré Nara. Es el patrón más fácil de todos porque apenas tiene cambios de color.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Después de un tiempo, y como la veía tan sola, decidí añadir alguna más a la familia. Además de los pasos básicos para hacer la cobaya de ganchillo, Kati incluye unas instrucciones para crear cobayas con varios tipos de manchas utilizando lanas de distintos colores. Una de ellas, Skippy, es totalmente blanca y con una mancha negra en la cabeza.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Y la última de las tres, la más 'complicada' por los cambios de color que tiene, es especial para nosotras porque se parece mucho a una de las que teníamos de pequeñas, Wendy.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Quizás lo más complicado no es realizar los cambios de color sino colocar los ojos de seguridad en un amigurumi tan pequeño (5,5 cm de largo y 3 cm de alto). Me costó mucho trabajo, pero también es cierto que era la primera vez que colocaba este tipo de ojos y aún no había descubierto este truco, que sí utilicé ya cuando hice esta pequeña foca.

Espero que os hayan gustado y os animéis a hacer estas cobayas bebé tan graciosas.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Bolso bandolera de patchwork en tonos azules

Siguiendo con la temática del patchwork, otro de los proyectos que terminé este verano es este bolso bandolera en tonos azules, perfecto para llevarlo cruzado.

Bolso de patchwork

La idea surgió al ver este otro en Pinterest. Para realizarlo compré un rollo de telas precortadas en tonos azules que combiné con otra de flores azules y malvas. La ventaja del rollo de telas precortadas es que ya vienen combinadas y, con lo que me cuesta decidir entre tantas telas, me ahorró mucho tiempo a la hora de elegir ocho telas distintas que combinaran entre sí.

Las tiras de telas del bolso tienen una medida de 30 x 4 cm. Una vez cosidas todas las tiras (10 en total), las acolché utilizando gomaespuma en lugar de guata. Así se consigue que el bolso, que mide 30,5 cm de alto y 39 cm de ancho, quede mucho más firme y no pierda la forma cuando esté vacío.

Bolso de patchwork

En el interior también se puede apreciar el acolchado y además coloqué un bolsillo en uno de los lados para guardar pequeños objetos.

Bolso de patchwork

Una tela en color azul marino es la que une los dos cuadrados de tiras azules dándole al bolso un fondo de 5 cm. Esta misma tela es la que utilicé para colocar la cremallera.

Bolso de patchwork

Bolso de patchwork

El detalle final del bolso es el asa para llevarlo cruzado. Siguiendo el principio básico del patchwork (coser pequeños trozos de telas), preparé el asa con las distintas telas del bolso hasta alcanzar la medida necesaria (1,20 m de largo x 3 cm de ancho).

Bolso de patchwork

Ya que tengo listo el bolso y aprovechando las telas que me han quedado (y alguna boquilla para monedero que he recibido hace poco), estoy pensando en coser un pequeño monedero que le haga juego. ¿Qué os parece la idea?

Monedero con boquilla (bolas turquesas)

Ahora que ya tengo tiempo de ir poniéndome al día, voy a comenzar con las entradas que he ido preparando durante estos meses.

No sé si recordáis que el pasado febrero empecé con las clases de patchwork. Como empezaba desde cero, lo primero era preparar una colcha muestrario que todavía no he terminado (podéis ver el progreso en las redes sociales). El acolchado me está llevando algo de tiempo (el calor del verano no invitaba a seguir enguatando) y por eso, aunque el muestrario es lo primero que empecé, realmente mi primer proyecto de patchwork terminado fue este monedero con boquilla.

Monedero con boquilla

Con la de cosas distintas que preparan la profesora y mis compañeras de clase, además de la cantidad de telas tan bonitas que tienen, es casi imposible llevar un único proyecto a la vez. Así que entre cuadro y cuadro del muestrario, he ido sumando otros proyectos. Es el caso del monedero que os enseño en esta entrada, bastante más 'light' que la colcha.

Monedero con boquilla

Monedero con boquilla

Al principio creí que un monedero de este tipo iba a ser muy complicado, sobre todo la colocación de la boquilla. Sin embargo, en cuanto te explican cómo es el proceso, es más fácil de lo que parece.

La medida de la boquilla (10,5 cm) es para un monedero más bien grande, con unas medidas de 15 x 15 cm y con un fondo de 3 cm.

Monedero con boquilla

Hay boquillas para todos los gustos: más grandes para bolsos, pequeñas, cuadradas, de distintos materiales, lisas, con grabados, con distintos colores... Aquí podéis ver algunos ejemplos de boquillas.

Monedero con boquilla

Entre la cantidad de boquillas distintas que se pueden encontrar por ahí y las telas que me encantan, lo que es seguro es que no será el único monedero que haga. Por lo pronto ya tengo tres boquillas más esperando a que me decida por alguna de esas telas, y eso sí que es un trabajo complicado.