Amigurumis cobayas

Cuando mi hermana y yo éramos pequeñas teníamos algunas cobayas (conejillos de india) en casa. Ya sé que no es el típico animal de compañía, pero nosotras estábamos encantadas con ellas. Seguramente por ese motivo, cuando me encontré con este patrón de cobayas hechas de ganchillo creado por Kati Galusz, no pude resistirme.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Sólo quería ver cómo quedaría así que hice una de un solo color pero con alguna que otra mancha blanca, a la que llamaré Nara. Es el patrón más fácil de todos porque apenas tiene cambios de color.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Después de un tiempo, y como la veía tan sola, decidí añadir alguna más a la familia. Además de los pasos básicos para hacer la cobaya de ganchillo, Kati incluye unas instrucciones para crear cobayas con varios tipos de manchas utilizando lanas de distintos colores. Una de ellas, Skippy, es totalmente blanca y con una mancha negra en la cabeza.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Y la última de las tres, la más 'complicada' por los cambios de color que tiene, es especial para nosotras porque se parece mucho a una de las que teníamos de pequeñas, Wendy.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Quizás lo más complicado no es realizar los cambios de color sino colocar los ojos de seguridad en un amigurumi tan pequeño (5,5 cm de largo y 3 cm de alto). Me costó mucho trabajo, pero también es cierto que era la primera vez que colocaba este tipo de ojos y aún no había descubierto este truco, que sí utilicé ya cuando hice esta pequeña foca.

Espero que os hayan gustado y os animéis a hacer estas cobayas bebé tan graciosas.

Amigurumis cobayas ganchillo. Aguja del sur

Bolso bandolera de patchwork en tonos azules

Siguiendo con la temática del patchwork, otro de los proyectos que terminé este verano es este bolso bandolera en tonos azules, perfecto para llevarlo cruzado.

Bolso de patchwork

La idea surgió al ver este otro en Pinterest. Para realizarlo compré un rollo de telas precortadas en tonos azules que combiné con otra de flores azules y malvas. La ventaja del rollo de telas precortadas es que ya vienen combinadas y, con lo que me cuesta decidir entre tantas telas, me ahorró mucho tiempo a la hora de elegir ocho telas distintas que combinaran entre sí.

Las tiras de telas del bolso tienen una medida de 30 x 4 cm. Una vez cosidas todas las tiras (10 en total), las acolché utilizando gomaespuma (espuma estabilizadora) en lugar de guata. Así se consigue que el bolso, que mide 30,5 cm de alto y 39 cm de ancho, quede mucho más firme y no pierda la forma cuando esté vacío.


Bolso de patchwork

En el interior también se puede apreciar el acolchado y además coloqué un bolsillo en uno de los lados para guardar pequeños objetos.

Bolso de patchwork

Una tela en color azul marino es la que une los dos cuadrados de tiras azules dándole al bolso un fondo de 5 cm. Esta misma tela es la que utilicé para colocar la cremallera.

Bolso de patchwork

Bolso de patchwork

El detalle final del bolso es el asa para llevarlo cruzado. Siguiendo el principio básico del patchwork (coser pequeños trozos de telas), preparé el asa con las distintas telas del bolso hasta alcanzar la medida necesaria (1,20 m de largo x 3 cm de ancho).

Bolso de patchwork

Ya que tengo listo el bolso y aprovechando las telas que me han quedado (y alguna boquilla para monedero que he recibido hace poco), estoy pensando en coser un pequeño monedero que le haga juego. ¿Qué os parece la idea?

(Actualización 18/12/2016): Me ha llevado algo de tiempo pero ya he puesto en práctica la idea del monedero a juego con este bolso. Aquí podéis ver cómo ha quedado al final.